OBJETOS IMPOSIBLES


     La capa geológica en la que fue hallado (pleistoceno) sugiere que el mismo ya existía desde hace unos 20.000 años en el pasado .El artefacto fue descubierto por un grupo de trabajadores que realizaban una excavación en la rivera del río Mures, dos kilómetros al este de la ciudad de Aiud, Transilvania.Tres objetos fueron encontrados simultáneamente en el mismo sitio, de los cuales dos eran huesos fósiles pertenecientes a un Mastodonte. El tercer objeto, el bloque de aluminio, se alojaba asimismo en el estrato número 35 y presentaba una evidente diferencia con cualquier pieza ósea animal u objeto geológico corriente.El curioso bloque fue donado al Museo de Historia de Transilvania, para ser redescubierto y analizado muchos años mas tarde. Su peso resultó ser de 5 libras, y sus medidas aproximadas de 20 x 12,5 x 7 centímetros.Los exámenes químicos realizado en un laboratorio de Lausanne, Suiza, para determinar su composición, demostraron que el artefacto estaba constituido en su mayoría por aluminio (89%), con la participación menor de otros 11 metales en proporciones específicas.La sorpresa para los científicos no fue menor, ya que el aluminio en estado puro no se encuentra presente en la naturaleza, y la tecnología para lograr un grado considerable de pureza solo pudo ser alcanzada a mediados del siglo XIX.La gruesa capa de óxido de un milímetro de espesor que cubría de forma pareja al bloque ayudó a fechar la antigüedad de este en unos 400 años. Sin embargo, la capa geológica en la que fue hallado (pleistoceno) sugiere que el mismo ya existía desde hace unos 20.000 años en el pasado.La composición química del objeto y su inusual estructura, en la que se destacan dos perfectos agujeros ovales, han provocado el surgimiento de varias hipótesis acerca de su verdadero origen. Mientras algunos opinan que bien pudiera ser la pieza de una herramienta realizada por el hombre actual (no se especifica que herramienta podría ser) otros científicos han comparado al objeto con una versión reducida del punto de apoyo de un modulo de exploración espacial, tales como el modulo lunar o la pata de la sonda Viking. Según esta segunda versión, el objeto podría haber pertenecido a una nave espacial no terrestre, o un trozo de nave espacial terrestre que cayó en el río. No obstante, ni la antigüedad databa mediante el examen de la capa de óxido, ni la supuesta por el estrato geológico en el que se encontraba, han logrado explicar que función cumplía un objeto de una tecnología tan moderna, en un tiempo tan remoto.

   Objeto de 3000 años de antigüedad encontrado en una excavación en Toprakkale, Turquía, que parece una nave espacial con un piloto a los mandos, un objeto hecho en terracota, de 22 cm de largo y de unos 3.000 años de antigüedad, se conserva en el Museo Arqueológico de Estambul sin que nadie tenga la menor idea de cómo rotularlo. El personaje (sin cabeza desafortunadamente), sentado, parece en actitud de conducir un vehículo muy semejante al de su colega de Palenque.
   La mayoría de las personas no son conscientes de que muchos artefactos humanos (o al menos de supuesta procedencia humana), han sido encontrados dentro de carbón: este intrigante objeto, por ejemplo, fue hallado en un depósito de carbón de Wilburton, Oklahoma, minas que contienen depósitos de carbón que se formaron alrededor de ¡312 millones de años!Su historia es la siguiente, y que figura en su declaración jurada firmada por el Señor Kennard: “mientras yo trabajaba en la Planta Eléctrica Municipal en Thomas, Oklahoma, en 1912, me encontré con un bloque sólido de carbón y que era demasiado grande para su uso. Lo rompí con un mazo. Entonces, esta pequeña olla de hierro cayó desde el centro, dejando la impresión, o molde en el pedazo de carbón. Jim Stull (un empleado de la empresa) fue testigo de la ruptura del carbón, y vio la olla de caerse. Al yo rastrear la procedencia del carbón , y encontraron que provenía de la mina Wilburton, en Oklahoma”. Un completo misterio.

El martillo fósil fue hallado en 1934 muy cerca de la localidad de London, en estado norteamericano de Texas. Apareció incrustado en el interior de una roca, lo que desde un principio obligó a los estudiosos a sospechar que tenía una antigüedad extrema.La madera del mango del martillo estaba fosilizada y la cabeza, de hierro, se fundía con la piedra. ¿Qué significaba esto? que el martillo era anterior a la roca. Y sólo del vértigo que provocaba tal suposición, los científicos decidieron considerarlo un “objeto bizarro”. data de una época anterior a la existencia de nuestros ancestros.El mango del martillo es de madera, pero dicha madera se encuentra petrificada. La parte interior, porosa, se ha transformado en carbón. Precisamente, en aquellos lugares la petrificación de la madera es algo que ha ocurrido con cierta frecuencia.Son bien conocidos los bosques de árboles petrificados de Texas, que no son sino la consecuencia de un proceso geológico normal mediante el cual la madera muy antigua acaba convirtiéndose en piedra. Para que esto ocurra deben haber transcurrido nada menos que 140 millones de años.Los primeros homínido no surgen hasta hace 7 millones de años y no fue hasta hace 2 cuando nuestros ancestros comenzaron a fabricar herramientas.La cabeza del martillo, el misterio es todavía mayor. Recientemente se han efectuado nuevos análisis en el Instituto Metalúrgico de Columbia, donde los investigadores descubrieron que está formado en un 96,6 por ciento por hierro, en un 2,6 por ciento por cloro y en casi un 1 por ciento por azufre. Tal combinación de elementos quiere decir que el objeto es de hierro casi puro, algo que sólo puede conseguirse empleándose avanzadas técnicas metalúrgicas.Ha sido datado en una época en la que sobre la faz de la Tierra corrían los dinosaurios. Faltaban millones y millones de años para que los humanos apareciéramos en la escena terrícola.Sin sembargo, manos como las nuestras fabricaron y usaron ese martillo.El llamado “martillo fósil” no podía ajustarse en ningún cuadro cronológico referente a la historia humana y concitaba decenas de preguntas a las que resultaba imposible responder: ¿Había sido fabricado por una humanidad anterior a la nuestra? ¿Lo habíandejado allí viajeros de otros mundos? ¿Acaso el objeto,había viajado en el tiempo? ¿No sería que el ser humano apareció en la Tierra mucho antes de lo aceptado?Como explicacion natural se ha propuesto la posibilidad de que la cabeza del martillo perteneciera al hierro de un meteorito. Sin embargo, los elementos hallados en la pieza arqueológica no coincide con lo que seria de esperar de una roca procedente del sistema solar. Además, el proceso posterior habría originado impurezas en el metal.

     Este reloj Suizo fué encontrado en una tumba sellada por más de 400 años, el problema reside en que reloj no tiene más de 100 años de construído.Mientras algunos misterios son ocasionalmente resueltos, la mayoría tienden a vivir para siempre sin ser develados. Es a esta última categoría, a la que pertenece el descubrimiento reciente de un reloj suizo, que fue encontrado en una antigua tumba china, que estaba sellada por más de 400 años.

¿Pero cómo llegó allí? Esta es la pregunta que está volviendo locos a los arqueólogos, quienes descubrieron el reloj suizo en una antigua tumba en Shangsi, al sureste de la China, la cual se cree que no había sido abierta desde la muerte de su ocupante, durante la dinastía del emperador Ming entre los siglos 15 y 16 (400 años atrás).

El reloj miniatura, tiene la forma de un anillo y se piensa que apenas tiene un siglo de edad. El misterioso reloj estaba incrustado en lodo y rocas, y el tiempo se había detenido a las 10:16 a m. En la parte trasera del reloj se leía la inscripción “hecho en Suiza”.

La presencia de este misterioso reloj crea más preguntas que respuestas… como por ejemplo ¿de dónde vino? ¿Pudo este anillo reloj haber sido plantado en la tumba?, y si fue así ¿Por qué? Y ¿Por quién?

Los datos conocidos no sirven de mucha ayuda en este caso. La dinastía Ming tuvo su propia época en la que construyeron relojes, pero eso no explica cómo las palabras “hecho en Suiza” aparecen en la parte trasera del reloj, y  para colmo, escritas en inglés. En Ginebra, Suiza, para esa época, otros lenguajes eran más comunes, como el francés y el alemán.

En 1541, en Ginebra hubo una prohibición de joyas ostentosas, de manera que la idea de un reloj/anillo pudiera haber hecho sentido, porque los relojes eran considerados como algo práctico y esencial. Aún así, no hay registros en ninguna parte de que los relojes/anillos fueran populares en Europa para la época, sino hasta después del año 1780, lo cual aparenta profundizar el misterio.

Los arqueólogos estaban filmando un documental con dos periodistas cuando hicieron este desconcertante descubrimiento.

¿Sabe alguien qué hora es?

http://veritas-boss.blogspot.com.es/2012/10/una-civilizacion-repentina1.html
http://losarchivosdelatierra.com/inicio/2009/9/30/encuentran-reloj-suizo-del-1910-en-tumba-china-sella
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s