Una taquígrafa “enloquece” en plena votación del Congreso de EE UU


Una taquígrafa del Congreso no pudo con la tensión que ha supuesto los 16 días de cierre de la Administración y que han conllevado intensas negociaciones y trifulcas dentro la Cámara de Representantes, y “enloqueció”. Diane Reidy, que lleva años transcribiendo los discursos de los legisladores, fue expulsada de la Cámara este miércoles tras gritar con un micrófono durante la votación que terminó con la parálisis y que elevó el techo de la deuda, según informaron varias fuentes.

Mientras los congresistas emitían su voto, la mujer se dirigió tranquilamente al podio donde los legisladores proclaman sus opiniones y cogió el micrófono. Según varios testigos, tras varios segundos, Reidy, en el suelo, comenzó a gritar y a recriminar a los congresistas su falta de acuerdo: “La Cámara está dividida. Él -refiriéndose a dios- no puede ser burlado. No me toques. Él no puede ser burlado. Pero esta nación nunca ha estado bajo su mandato, no lo estuvo nunca”.

“Lo más decepcionante de esta situación y el mayor engaño es que no somos un país bajo el criterio de dios. Nunca lo hemos sido. Si hubiera sido así, la Constitución no habría sido escrita por masones -de los 39 hombres que firmaron la Constitución, 13 declararon ser miembros de esta creencia no religiosa y más ligada con la filosofía-

El incidente causó un caos momentáneo que provocó que la representante Ileana Ros, republicana por Florida, ejerciera de presidenta y golpeara varias veces con el mazo para restablecer el orden.  Aunque el altercado no duró más de un minuto y la mujer, finalmente, fue desalojada por dos miembros de seguridad, mientras cantaba la canción patriótica God bless America (Dios bendiga a Estados Unidos).

“Ellos van en contra de dios. No se puede servir a dos señores a la vez. Alabado sea dios, nuestro señor Jesucristo”, añadió Reidy ya en el ascensor cuando abandonaba la cámara. No fue hasta entonces cuando su voz se fue haciendo cada vez más lejana y los congresistas pudieron reanudar su tarea y ratificar la ley que acabó con el cierre de la Administración y elevó el techo de deuda.

“Siento simpatía por ella, porque algo le ocurrió ahí, sin ninguna duda”, expresó el representante demócrata, Gerry Connolly. El congresistademócrata Joaquin Castro aseguró que la “mujer enloqueció, tenía cara de loca”, según informa AP. Tras el altercado, Reidy fue interrogada y enviada a un hospital para someterse a una evaluación, aunque no se le imputó ningún cargo, según explicó a los medios un portavoz de la policía del Capitolio. Los congresistas aseguraron en varios medios no “haber visto nunca nada igual”.

http://internacional.elpais.com
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s